23 de abril de 2017

Ahora resulta que será "antes del verano" cuando los buses metropolitanos "invadan" el centro...

La Opinión de A Coruña da el aviso: será en cuestión de dos o tres meses cuando los autobuses del extrarradio entren al fin en pleno centro de Coruña, con consecuencias todavía nada claras... (según la Xunta no va a haber ningún problema de tráfico, según los que no son la Xunta, todavía hay recelos y temores... ¿fundados?). Vamos con los artículos de La Opinión:

El Plan de Accesibilidad del Transporte Interurbano al centro de A Coruña será aprobado en las próximas semanas por la Xunta, ya que la Consellería de Infraestruturas rechazará casi todas las alegaciones presentadas a esta iniciativa por empresas, colectivos y el Concello de A Coruña, al que sí aceptará su propuesta de crear una comisión de seguimiento sobre el desarrollo del plan. Tras la reunión mantenida por la titular de ese departamento autonómico con alcaldes y concejales de 17 municipios del entorno de la ciudad, Ethel Vázquez situó la puesta en marcha del plan para "antes del verano", cuando hasta ahora se mencionaba esta primavera como la fecha de llegada de los buses comarcales.

¿Será esta la circunstancia habitual en las paradas "compartidas"?
Para que el proyecto pueda arrancar, deben instalarse las dos nuevas paradas de la ciudad a las que llegará el transporte interurbano, situadas en la plaza de Ourense y la calle Entrejardines. Infraestruturas ya adjudicó estas obras y solo precisa que el Concello le conceda las licencias, una de las cuales solicitó en estos dias.

Alegaciones rechazadas.

Durante la reunión entre la conselleira con los representantes municipales se abordaron las alegaciones formuladas al plan y la respuesta que esta misma semana se dará a las mismas. La documentación aportada revela que todas esas reclamaciones serán desestimadas, como la planteada por el Concello coruñés, que menciona que no se recogen todas las líneas del transporte escolar afectadas por esta iniciativa, aunque Ethel Vázquez aseguró que el Concello incluyó más líneas de las realmente concernidas.

También serán rechazadas las alegaciones de los taxistas, la asociación ecologista Arco Iris y las de algunas empresas de transporte que pretendían adaptar los horarios de sus líneas a los nuevos recorridos. Tampoco será tenida en cuenta la exigencia de que se tenga en cuenta la entrada en servicio de la estación intermodal en 2019, ya que Infraestruturas responderá que será en esa fecha, en la que además terminarán las concesiones de todas las líneas interurbanas, cuando se aborde esta cuestión.

Sobre la alegación presentada por la Compañía de Tranvías, que plantea que los buses comarcales solo lleguen a Cuatro Caminos, la conselleira aseguró ayer que tiene "sus intereses como empresa privada", mientras que la Xunta está "centrada en los intereses de los vecinos".

Sí acepta la consellería la creación de una comisión de seguimiento del plan, de la que el concejal coruñés de Mobilidade, Daniel Díaz, explicó que pretende que controle cómo se produce la llegada de los buses al centro y la forma en la que afecta al tráfico y al transporte público de la ciudad. Para Díaz, la actual es "la segunda versión de un plan que resultó fallida en la primera", por lo que reclamó que la comisión de seguimiento tenga "competencias claras" para realizar un control eficaz.

Para el concejal Daniel Díaz, el plan por el que los buses comarcales llegarán al centro es una iniciativa "a muy corto plazo" y un "paño caliente sobre los problemas graves que tiene la ciudad para su conexión con la comarca". La conclusión de las concesiones interurbanas en 2019 y la posibilidad de que la Compañía de Tranvías pierda la suya llevaron a los ayuntamientos firmantes de la declaración de María Pita a reclamar un sistema de transporte "que rompa con los límites municipales", aunque Díaz destacó que aprecian "dificultades" por parte de la conselleira de Infraestruturas para encontrar la "chispa política" con la que se aborde el proyecto.

Fuentes:
La Opinión de A Coruña 1, 20/04/2017, José Manuel Gutiérrez
La Opinión de A Coruña 2
Imagen:La Voz de Galicia

Los retos de Ignacio Maestro: el nuevo mapa de rutas de autobuses y las estaciones intermodales.

Ignacio Maestro (A Coruña, 1973) soñaba hasta hace pocos meses con presas y depuradoras. Ingeniero de caminos y funcionario del Estado, lo reclutaron el pasado verano para la Consellería de Infraestruturas, en un segundo plano y con un perfil técnico. La renuncia de la directora xeral de Mobilidade, Helena de Lucas, ha dejado en sus manos dos de los retos más importantes que se ha fijado el Gobierno de Feijoo:
  • el rediseño de todas las líneas de autobuses de Galicia 
  • y la puesta en marcha de las estaciones intermodales. 

La manera de movernos va a cambiar antes del 2020.

-Dicen el presidente de la Xunta y la conselleira Ethel Vázquez que esta es la legislatura del transporte, ¿siente la presión?
-El sector del transporte es duro y complicado, pero al mismo tiempo atractivo. Tenemos dos retos importantes, el del nuevo mapa de rutas de autobuses y las estaciones intermodales, pero en este departamento también está el día a día. Detrás de cada parada de bus hay un mundo.

-¿Hay riesgo de que se dejen de prestar servicios porque se extinguen concesiones?
-Vamos a cubrir por contrato todas las rutas a las que renuncien las empresas hasta el 2019 para que todo siga funcionando. Para ello estamos haciendo un estudio que nos va a servir de introducción para el gran cambio del mapa del transporte.

-Le afectará a muchísimos gallegos, ¿sabe a cuántos?
-¿A 2.800.000? A todos.

-¿A todos?
-En mayor o menor medida todos usamos el transporte público, y cada vez más. Bien sea por la crisis o por una cuestión cultural, pero poco a poco está calando el uso del transporte urbano, del interurbano, las estaciones, los traslados a los aeropuertos... nos va a afectar a todos, claro.

-¿Van a escuchar a los usuarios?
-Escuchar a todo el mundo es complicado, pero los estudios que vamos a hacer incluyen encuestas y queremos ser permeables a toda la información. Habrá que buscar interlocutores, pero aquí ya recibimos y contestamos a infinidad de usuarios.

-Galicia, por la dispersión, es un gran rompecabezas.
-Hay que engarzar la maquinaria y evitar que la gente se quede sin servicios, o que haya servicios sin gente. No podemos tener autobuses dando vueltas por una zona rural porque exista una concesión de 1945. Por esto vamos a tener estudios, para analizar la demanda actual, la no satisfecha y la deficitaria que desequilibra a las empresas de transporte.

-¿Cómo está el sector para afrontar estos cambios?
-Hay empresas con altas expectativas en este nuevo mapa, con ganas de apostar, y a otras quizás les genera incertidumbre. Son mayoría las que ven una oportunidad ante este escenario.

-¿Nos preparamos para el autobús a la carta?
-Estamos analizando el servicio bajo demanda, y lo vamos a incorporar, pero aún no hemos definido cómo. Seguramente va a tener diferentes alternativas de comunicación para ser más accesible a todos los usuarios.

-¿Ve más cerca ganarle la batalla al coche?
-La apuesta de la Xunta por Plan Metropolitano para quitar coches de la vía pública es muy fuerte. Llevamos 14 millones de bonificaciones para favorecer el acceso desde las coronas metropolitana a las ciudades, disuadiendo del uso del transporte privado, y lo estamos complementando con la tarjeta con Xente Nova, que es gratis para menores de 19. Esta última apuesta me parece fundamental.

-¿Calará en las nuevas generaciones?
-Es lo más importante, que empiecen a pensar que no tener coche es una buena opción. Si conseguimos hacer este plan más accesible y rentable el transporte público será más atractivo.

-En Vigo tienen un problema con el Ayuntamiento.
-A lo mejor me equivoco, pero si todos los concellos van en un sentido y Vigo en el contrario, igual el problema es suyo.

-Las intermodales en Europa son ejes urbanos y muy dinámicos. Aquí las estaciones parecen lugares deprimidos.
-Las intermodales van a ser claves porque van a tener incluso más pasajeros que los aeropuertos, con los que, por cierto, podremos conectarnos mejor con un billete único. Pero también hay que tener en cuenta a los buses urbanos, los coches que llegarán allí, los taxis, las bicicletas... hay que ir más allá de la conexión de trenes y buses.

-¿Son las obras estrella de este siglo en las ciudades?
-No sé si del siglo, pero sí van a cambiar la perspectiva de las comunicaciones. Serán definitivas para que el transporte público gane al coche.

Fuente: 
La Voz de Galicia, 16/04/2017, Juan Capeáns
Imagen:
Sandra Alonso 

Domingo de Maratones Coruna42 y #Coruna10; afecciones en el tráfico.

El concello informa de las alteraciones en el transporte urbano en esta jornada de domingo 23 de abril de Maratón Coruña-42 por gran parte de las vías por donde circulan los buses urbanos. Echamos mano de la nota oficial: 

A proba deportiva, e a celebración da carreira popular de 10 Km, que se celebra de forma simultánea, provocará modificación dos traxectos das liñas...:
1,1-A, 2, 2-A, 3, 3-A, 4, 5, 6, 6-A,
7, 11, 17, 21, 22, 23, 23-A e 24


A celebración da proba deportiva causará afeccións ao servizo de buses urbanos naquelas liñas con destino ao hospital Abente y Lago ou a Monte Alto, que deberán circular ata Catro Camiños para continuar por Castiñeiras, viaduto de Alfonso Molina, praza de Ourense e avenida do Porto –onde se colocará unha parada provisional en cada sentido de circulación á altura da rúa Entrexardíns–, para continuar polo túnel de María Pita até a praza das Atochas. 

Lìñas 1,1-A, 2, 2-A, 23 e 23-A:
Circularán a partir deste punto pola avenida do Metrosidero, Maestranza e Abente e Lago, facendo parada na Praza dás Ánimas e continuando polo túnel de O Parrote cara á avenida do Porto, praza de Ourense, Alfonso Molina e Pajaritas, para regresar a Catro Camiños, desde onde cada liña incorporarase ao seu itinerario habitual, coa excepción da liña 1, que accederá aos Castros pola avenida de Oza.

Liñas 3, 3-A, 4, 5, 6, 6-A, 7, 11 e 17:
Desde a Praza das Atochas incorporaranse en Orillamar ao seu itinerario habitual. Ao regreso de Monte Alto, desde Campo da Leña continuarán por Baltasar Pardal, Praza das Atochas, Metrosidero, Maestranza e Abente e Lago, baixando cara á Praza das Ánimas para acceder ao túnel do Parrote, Estrada do Porto, praza de Ourense, Alfonso Molina, Pajaritas e Catro Camiños, desde onde a liña 17 continuará pola avenida de Oza cara aos Castros, para recuperar o seu itinerario habitual, mentres que as demais (3, 3-A, 4, 5, 6, 6-A, 7 e 11) circularán por Castiñeiras, Federico Tapia e praza de Galicia para incorporarse en Juan Flórez, 10, ao seu percorrido.

Ademais, como consecuencia da carreira de 10 Km, que afecta á entrada e saída do polígono de Adormideras, así como ao tramo do Paseo Marítimo comprendido entre o instituto Ánxel Casal e a Torre de Hércules, a liña 3 circulará desde a avenida de Navarra pola Rolda de Monte Alto e avenida de Hércules, para incorporarse ao Paseo Marítimo na glorieta da Casa dos Peixes. A liña 3-A circulará desde a glorieta da Casa dos Peixes pola avenida de Hércules, Rolda de Monte Alto e avenida de Navarra para acceder a Adormideras (sempre que as condicións de carreira o permitan). En calquera caso prevese que a partir das 10.00 ou as 10.15 horas queden liberados os accesos e poida recuperarse a circulación e o itinerario habitual das liñas 3, 3-A e 5 en Adormideras.

Por outra banda, as liñas 21, 22 e 24, ao non poder acceder a praza de Pontevedra por praza de Ourense e Juana de Vega, desde Catro Camiños transitarán por Castiñeiras e Federico Tapia ata Francisco Mariño, para facer cabeceira en Juan Flórez, 10.
A zona comprendida entre San Andrés, Barrié da Maza, rúa Hospital e Matadoiro non disporá dos servizos de transporte urbano habituais, polo que a Concellería de Mobilidade, en función do lugar no que se atopen as persoas usuarias, dirixirse aos puntos máis próximos, que poden ser:
> Juan Flórez, 10,
> avenida do Porto,
> Campo da Leña,
> Rúa da Torre
> ou avenida de Hércules.
As persoas que collan o bus 1, 14 e 17 na avenida do Exército deberán, durante a mañá do domingo, trasladarse á avenida de Oza para acceder a estas liñas.

Ademais dos cambios nos itinerarios das liñas de bus, as probas deportivas terán incidencia no funcionamento das paradas de taxi de Modesta Goicouría, que se despraza a Rubine, e dos Cantóns, que se suprimirá ata as 14.30 horas, mentres que as paradads da Casa do Mar e o Paseo da Dársena manteranse operativas.


El resto de la nota de prensa, con más datos de interés, justo después del salto :)

21 de abril de 2017

En pos de mejoras: "Concellos exigen a la Xunta nuevas líneas de autobuses y más frecuencias".

La Voz de Galicia comenta es su artículo las propuestas que los distintos concellos del entorno coruñés plantean como soluciones al transporte metropolitano, con varias claves fundamentales: nuevas líneas de autobuses y más frecuencias; y rutas directas a la ciudad por la AP-9 y la tercera ronda, y conexiones con los polígonos. Leamos:

El plan de la Xunta para mejorar el acceso de los buses metropolitanos a la ciudad de A Coruña coincide en el tiempo con la caducidad de las concesiones del transporte público. Aprovechando esta coyuntura, los ayuntamientos plantean cambios, mejoras y nuevas líneas que permitan vertebrar las comunicaciones por carretera con la capital de la comarca.

Estas son sus peticiones:


Arteixo Un autobús único. El alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, plantea un cambio radical en el concepto del transporte metropolitano: «Que haya un bus único para A Coruña y toda la comarca», demanda. Así, por ejemplo, la línea 6 de A Coruña podría traspasar las fronteras municipales y adentrarse en Arteixo por Meicende, Pastoriza, Oseiro, el polígono de Sabón y, finalmente, el centro urbano de Arteixo para regresar por la AC-552. «Sería una línea circular -explican desde el Concello- que, además, daría servicio a los trabajadores del polígono de Sabón». Las frecuencias máximas serían cada media hora, aunque en este momento en la línea que llega a Meicende es cada 12 minutos y «está funcionando muy bien», comentan. El Concello de Arteixo estaría dispuesto a asumir el coste de un transporte interparroquial, conectando Monteagudo con Sorrizo, Barrañán, Chamín, Loureda, Larín, Uxes y el núcleo urbano de Arteixo. «Ese servicio lo podría dar un minibús. Y desde la capital arteixana los viajeros podrían coger el circular para trasladarse a A Coruña», indican. Además, desde Uxes se podría plantear otra conexión con Culleredo, y la línea 24 de A Coruña, que llega hasta O Carón, podría bajar por Uxes y Feáns.

Oleiros Tres líneas vertebradoras. El gobierno local apuesta por mantener la misma distribución de líneas existente. Es decir, la que recorre la costa desde Lorbé hasta Mera, Santa Cruz y Perillo; la que discurre por la zona interior del municipio por Oleiros y Montrove, y una tercera que va contigua a la N-VI, pasando por Nós e Iñás hasta llegar a Perillo.

Eso sí, todas terminarían en el centro urbano de A Coruña. Aspira a que se refuercen estas líneas y, especialmente, a que se aumenten las frecuencias de la que discurre por la costa. «Sobre todo de cara al verano», indican responsables municipales. Y mejor frecuencia significa, según precisan, que los autobuses pasarían por las paradas cada 20 minutos. «Porque, además, son líneas rentables», confirmaron. Desde el Concello de Oleiros también proponen que la entidad encargada de gestionar el transporte metropolitano sea la que diseñe las interconexiones entre las tres líneas principales.

Sada Una conexión circular. El principal problema que plantea Sada es la imposibilidad de coger un autobús en la capital municipal y bajarse, por ejemplo, en Perillo. El alcalde, Benito Portela, pide que las concesionarias superen las limitaciones por competencias para mejorar el servicio al ciudadano y que todas las compañías puedan coger y dejar pasajeros en cualquier punto de la comarca.

En cuanto a las líneas, Sada demanda una conexión circular que pasaría por todas o casi todas las parroquias. Podría partir de Sada y discurrir por Carnoedo, Veigue, Mondego, Meirás, Mosteirón, Oseiro, Soñeiro y, de nuevo, de vuelta a Sada. Al margen de esta nueva línea circular, el gobierno local demanda potenciar las ya existentes con Oleiros y Betanzos, «sobre todo las frecuencias», puntualizan. Al igual que el resto de ayuntamientos, pide que los autobuses puedan dejar a los pasajeros en el centro de A Coruña y que los buses urbanos de esta ciudad puedan salir también del término municipal.


Abegondo Por la tercera ronda. Las líneas actuales desde A Coruña solo dan servicio a las parroquias de Crendes, Mabegondo, Abegondo y Montouto. La propuesta de Abegondo es establecer servicios interiores que lleguen al resto de parroquias y crear una línea a A Coruña directa por la tercera ronda para estar en la UDC de forma rápida.



Culleredo Un consorcio de transporte. El alcalde de Culleredo, Julio Sacristán, apuesta por constituir un Consorcio de Transporte Metropolitano «que supere la dicotomía actual de urbano-interurbano en el entorno de la ciudad». Demanda un servicio específico para A Zapateira, ampliar horarios hasta las 12 de la noche e incrementar las frecuencias en días laborables y festivos. Plantea que se modifiquen los servicios circulares y que sean transversales, así como establecer «un sistema de transporte bajo demanda, combinando buses y taxis, para no tener que hacer recorridos si no hay viajeros».

Betanzos Directos a los polígonos. El concejal de Infraestructuras de Betanzos, Antonio Vázquez, considera que, en este momento, el municipio está «bien conectado tanto en horarios como en itinerarios». En todo caso, sigue pendiente la penetración de los autobuses en el centro de A Coruña. «No todos tendrían que entrar, pero se podría decidir en función de los horarios laborales ya que la relación entre Betanzos y A Coruña a nivel administrativa y comercial es muy intensa», comenta. «Mucha gente se desplaza a los polígonos industriales, pero tienen que hacer varios transbordos. Lo ideal sería no tener que realizar enlaces, o los mínimos, a primera hora de la mañana y en el momento de retorno de los polígonos». 

Cambre Ruta por la AP-9. Desde el gobierno local de Cambre solicitan, primero, la reversión de las concesiones privadas y la «nacionalización do transporte colectivo por parte da Administración autonómica coa participación das entidades locais». El concejal Daniel Carballada también cree necesario el incremento de las frecuencias con A Coruña y el establecimiento de una nueva ruta por la AP-9. Plantea, además, una comunicación directa desde O Graxal con el núcleo de Cambre, aprovechando la línea existente y el restablecimiento de la línea histórica que comunicaba Santa María de Vigo, Bribes, Lema, Cambre y A Coruña por el barrio de Eirís, y que fue eliminada en el 2014.

Su propuesta va más allá y plantea un bus circular entre A Coruña, Carral y Cambre, la extensión del bus de las parroquias a los fines de semana, y la adecuación de horarios para favorecer los transbordos. También conexiones directas en horas punta con la UDC y centros de salud, así como la recuperación del Noitebús los fines de semana y en períodos vacacionales.

Bergondo Conectar ejes. Existen dos ejes actualmente que dan servicio a Bergondo: Betanzos-Sada y Guísamo-Ferrol. El Concello pide servicios que comuniquen ambos ejes y llegar al resto de las parroquias. También propone incrementar las frecuencias con la ciudad y en el polígono.

Carral Nuevas rutas. El Concello propone que la frecuencia con A Coruña sea cada media hora, y pide una nueva línea al monte Xalo y dos líneas más por la mañana y una por la tarde a San Vicente de Vigo y a Barcia.

Fuente:
La Voz de Galicia, 16/04/2017, Elena SIlveira
Gráficos:
La Voz

16 de abril de 2017

El bus metropolitano "todavía" no llegará a la parada del centro de Coruña [Entrejardines].

El artículo es de La Voz de Galicia,
que nos confirma que "aída non é...":

Primer trimestre del 2017.
Ese era el plazo marcado por la Consellería de Infraestruturas e Vivenda para que los autobuses metropolitanos empezasen a entrar en el núcleo urbano de A Coruña. Sin embargo, a día de hoy, el plan autonómico comienza a acumular cierto retraso y se encuentra en una situación de impás, después del último plantón del Ayuntamiento a la Xunta para abordar este tema, y sin lograr además un consenso con colectivos de taxistas profesionales o con la Compañía de Tranvías de A Coruña, que se oponen a varios aspectos del proyecto.

Estos desencuentros, plasmados en las correspondientes alegaciones al plan y que están pendientes de resolver, tienen que ver fundamentalmente con los puntos de intercambio, la afectación al tráfico y la reducción de frecuencias.

El Plan de Accesibilidad del Transporte Interurbano promovido por la Dirección Xeral de Mobilidade plantea que las paradas alternativas a la estación de autobuses de la calle Caballeros estén en Entrejardines y en Linares Rivas (junto al puerto, a la altura de la plaza de Ourense), y emplaza otras dos en la zona de la cuesta de la Palloza (sentido entrada y sentido salida de la ciudad). También estaba previsto que entrasen en el centro de la ciudad 39 líneas de buses (cerca de 350 autocares) con paradas a lo largo de su recorrido. Lo harían de forma progresiva y en un plazo de cinco meses.

Otro de los puntos afectados por los incumplimientos es que tendrían que haber finalizado ya las obras para las cuatro nuevas paradas de la ciudad a las que llegarán los autobuses del área metropolitana. A día de hoy, estas tareas ni siquiera han comenzado. Todo este plan, según incidió en varias ocasiones la conselleira Ethel Vázquez, no afectará al tráfico de la ciudad.

La Compañía de Tranvías insiste en frenar el planteamiento de la Xunta porque considera que tiene deficiencias. Reclama que el punto de intercambio con la red urbana sea Cuatro Caminos, por donde pasa un bus urbano cada dos o tres minutos, sin crear más conflictos en el tráfico de la ciudad. También pide que se tengan en cuenta los cambios que introducirá la intermodal en el mapa del transporte metropolitano, así como que la mayoría de las compañías que prestan el servicio interurbano tienen las concesiones caducadas y están pendientes de un nuevo concurso. La resolución de esos nuevos permisos podría afectar a las condiciones de los contratos. En este sentido, desde la Consellería de Infraestruturas confirmaron que se concedió una prórroga hasta el 2019 para que las empresas que quieran seguir prestando el servicio de transporte metropolitano puedan hacerlo, o bien presentar la renuncia. En el área de A Coruña, por ahora, ninguna ha desistido.

La mitad de los contratos en vigor se han dado de baja, pero ninguno en A Coruña

En el 2007 se publicó el reglamento europeo que prohíbe las prórrogas de las concesiones de transporte. Sin embargo, en el 2009, el Gobierno autonómico redactó una ley que revocaba lo anterior e incluía la prórroga del transporte escolar durante diez años, revisable anualmente, y el compromiso para un plan de modernización para las líneas de transporte general. No obstante, el Supremo anuló las prórrogas de estas concesiones, y con el objetivo de blindar el servicio, en julio del 2016 se publicó otra ley autonómica con medidas urgentes para la actualización del sistema de transporte público consensuada con el sector, con la posibilidad de acceder a las prórrogas. Hasta el momento, se planteó la renuncia de 67 contratos de los 135 actualmente en vigor, lo que supone el 50 % y el 30 % de las expediciones totales (las provincias más afectadas son Lugo y Ourense). Y estas renuncias se harán efectivas en agosto del 2017.

En diciembre del 2016 se aprobó una ley de medidas de acompañamiento en los presupuestos para incluir una nueva Lei de Transportes y agilizar los trámites de la nueva adjudicación de líneas. Prevé un nuevo plan de transporte en dos fases (la primera, en agosto de este año y, la segunda, en diciembre del 2019). En este momento se están realizando seis estudios por zonas en Galicia para determinar necesidades y demandas.

La Voz acompaña testimonios y opiniones de usuarios. Estas son:

  • «Sería estupendo que el transporte llegase al centro»

Todos los días, Pedro, un joven de 17 años que vive en O Burgo, utiliza el transporte metropolitano tanto para ir a clase, en la Laboral, como para ir a A Coruña. Es ya una especie de ritual para este joven brasileño, afincado en Culleredo desde hace años. «Utilizo el bus tres o cuatro veces al día», asegura. Para este joven no supone mucho trastorno depender del transporte metropolitano «porque por aquí, por O Burgo, pasa un bus azul cada 15 minutos que me deja delante de la Laboral», afirma. El problema para Pedro es cuando decide ir a A Coruña, «porque pierdes mucho tiempo en los transbordos», admite. «Sería estupendo que el bus azul llegase al centro de A Coruña, al menos en determinados horarios», comenta. El problema, según él, es que «cuando voy a A Coruña, a veces el bus llega con retraso a la estación y me obliga a volver a pagar en el rojo porque sobrepaso el horario permitido en la tarjeta para el transbordo», advierte.

  • «Si vas hasta Méndez Núñez te ahorras mucho tiempo»

Los medios colectivos de locomoción forman parte de la idiosincrasia de Celestino Naveira, Tino, vecino de Betanzos. Nació entre las estaciones de trenes y autobuses de A Coruña, y su padre era ferroviario. «Yo viajaba gratis en tren, y luego usé muchísimo el autobús para ir a trabajar a la ciudad», recuerda este hombre, ya jubilado. Le ha alegrado saber la intención de la Xunta de llevar el autobús de Betanzos hasta los jardines de Méndez Núñez. «Antes, muchas veces cogía el autobús a las cuatro de la tarde y paraba en los Castros, y desde allí me iba caminando hasta el centro de la ciudad y vuelta, eran horas y horas de caminar, pero si ahora lo llevan hasta el centro es un tiempo muy importante que te ahorras», explica Tino, portador de la tarjeta del autobús que, pese a su condición de jubilado, sigue usando con relativa frecuencia. «Deberían potenciar el bus y quitar coches de la carretera».

  • «Con más buses hasta me pensaría vender el coche»

Vive en el centro de A Coruña, muy cerca de la plaza de Pontevedra, y viaja cada día a Arteixo para abrir su negocio de lanas. Si se multiplican las líneas y las frecuencias entre ambos puntos, Ana Álvarez no solo se subiría al bus sin problema. «Incluso pondría mi coche a la venta, porque el problema es aparcar o gastar un dinero en una plaza de garaje», señala. De momento los largos horarios de su trabajo le permiten al menos llegar a casa «cuando hay plaza para dejarlo en la calle y aparcar sin problema». «A veces cojo el bus en casos de fuerza mayor, como cuando recientemente tuve que dejar el coche en el taller». Y ahí ha comprobado, por ejemplo, la necesidad de incrementar las frecuencias. «Si cierro la tienda a las ocho tengo que esperar una hora para coger el autobús siguiente, así que si las Administraciones se animan a incrementar el servicio, lo dicho, a lo mejor hasta vendo el coche».

Fuente:
La Voz de Galicia, 16/04/2017, Elena Silveira