26 de noviembre de 2017

Un menor cruza sin mirar y es atropellado por un bus urbano de la #Lín2A en la Avda. de Oza.

Hay que dar cuenta de otro suceso de importancia con el resultado de parabrisas de bus urbano roto y un menor de edad herido. La causa del atropello, en este caso, viene a ser relativamente frecuente en los últimos tiempos: cruzar una calle de manera imprudente, fuera del paso de peatones.

El atropello ocurrió en la Avenida de Oza (a la altura del Mercadona), cuatro minutos antes de las seis de la tarde de este pasado sábado. Según testigos, a un rapaz de 17 años que iba acompañado de unos amigos se le ocurrió cruzar la vía, aparentemente, sin mirar, justamente cuando el autobús pasaba a su altura. Al conductor del bus le fue imposible esquivarlo y poco más pudo hacer que frenar tan repentinamente como le fue posible. Ante un frenazo así, el daño colateral habitual es que alguien se caiga dentro del bus y el número de heridos sea mayor que el atropellado. Afortunadamente, no ocurrió así, por la ocupación del bus y que los pasajeros seguramente irían sentados.


En principio, el chaval fue trasladado al CHUAC en ambulancia, grave, con un traumatismo craneoencefálico, ingresando de inmediato en la UCI. Por lo que pudimos conocer en el Blog Busurbano a lo largo de esa tarde-noche, el joven fue mejorando su estado, afortunadamente, por lo que publica la prensa, el chico parece que seguía el lunes en estado grave, como creíamos.

Los agentes se entrevistaron posteriormente con los amigos, muy afectados y al borde de las lágrimas, quienes explicaron que iban caminando y charlando cuando decidieron cruzar. El herido lo hizo primero, distraído, tal y como reconocieron los testigos, y fue alcanzado por el vehículo de Tranvías.

Este es el primer Citaro C2 que vemos implicado en un suceso así; estaba cubriendo la línea 2-A, entre Puerta Real y el Hospital de Oza.

Fuentes:
La Opinión de A Coruña, 26-11-2017, G.M.O.
La Voz de Galicia, 26-11-2017,
Imagen:
La Voz, Alberto Mahía


Momento sermón:

Es un incordio repetir siempre lo mismo, pero creemos que es verdad: en Coruña percibimos que las normas básicas para los peatones nos las saltamos a la torera. Toooodos los días cada uno de vosotros que nos leéis seguro que sois testigos de que tanto jóvenes como mayores nos saltamos los semáforos en rojo, ignoramos los pasos de cebra, caminamos de manera insegura en según que vías... Y lo que más nos preocupa -aparte de la propia seguridad personal del que se expone de estas maneras- es la educación de los más pequeños. Los niños, los jóvenes, son el germen del buen peatón, ya no "del mañana", sino del "hoy mismo"
  • Cuando vemos a criaturas de cuatro, cinco años, que se escandalizan en bajito porque "una señora cruza en rojo, lo hace mal, le van a multar", hay un halo de esperanza que nos motiva a hacer las cosas bien. 
  • Cuando asistimos al espectáculo de una pareja de ancianos queriendo llegar a la otra acera en una zona carente de pasos de peatones, parándose en una inexistente mediana, pasándoles coches por sus narices y su espalda, nos provoca un sentimiento de "suicidio voluntario inconsciente" bastante desesperante...

De verdad: pensemos que es por nuestra seguridad.
No juguemos a jugarnos la vida en tonto.
Que bastantes desgracias hay ya.
Atropellos "gratis", no.
Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: